User menu

Aperitivo con las mejores cervezas y conservas

La amplia oferta de Damm protagoniza el surtido de la Barra de Cervezas

BARCELONA— La hora del aperitivo es aquel rato antes de comer en el que nos reunimos unos cuantos y pedimos algo para beber y para picar, para ir estimulando el apetito mientras comentamos la jugada y nos ponemos al día de las novedades de la familia, los amigos, el trabajo... Una costumbre muy mediterránea que se disfruta plenamente con una cerveza.

Para hacer el aperitivo, lo mejor es un espacio especializado como la Barra de Cervezas y Conservas de El Nacional, pensado precisamente para eso, para perpetuar esta costumbre, y hacerlo con una amplia oferta que alcanza todas las referencias de la cervecera Damm en diferentes formatos, y un surtido de aceitunas, anchoas, berberechos, embutidos, quesos... ¡todo lo necesario para un aperitivo como es debido!

 

 

 

CAÑA, PINTA O BOTELLA. Su nombre lo dice muy claro: en esta barra se puede pedir de todo, pero su especialidad es indiscutible. Aquí se bebe buena cerveza y bien servida, tanto si escogemos una caña o una pinta, como si la pedimos en botella.

De los tiradores de la barra salen cuatro especialidades, Estrella Damm, Voll-Damm, Bock-Damm y Damm Lemon, que se pueden pedir en formato caña (25 cl) o pinta (50 cl).

La Estrella Damm es el producto más popular de la compañía, creada por su fundador, August Kuentzmann Damm, que concibió una cerveza adaptada al clima y los gustos de aquí, más ligera que la centroeuropea y que se conoce como lager mediterránea.

La Voll-Damm es una cerveza más potente, de doble malta, y la Bock-Damm es una cerveza negra al estilo de Múnich. Finalmente, la Damm Lemon es la más fresca y veraniega, la clara mediterránea, mezcla de cerveza y limonada.

En formado botella, la oferta de la barra se amplía y podemos escoger desde la cerveza más suave, la Saaz, hasta la tostada Turia, pasando por la alsaciana A.K. Damm y la donostiarra Keler. Sin olvidar, por supuesto, la cerveza sin alcohol Free Damm.

Finalmente, cabe destacar la Inedit. Esta prestigiosa cerveza ha sido creada por los maestros cerveceros de Damm, Ferran Adrià y el equipo de sumilleres de El Bulli. Consigue el maridaje perfecto para acompañar la nueva gastronomía de la temporada, ya que esta cerveza está llena de contrastes y matices aromáticos.

CONSERVAS GOURMET PARA TODOS LOS GUSTOS

Marisco en lata, quesos y embutidos para acompañar la cerveza

En función de la cerveza que escojamos, tenemos a nuestro alcance una amplia carta de productos de aperitivo, aunque podemos escoger también primero qué comeremos y luego decidir la cerveza, ¡claro!

Básicos del aperitivo como las patatas chips y las aceitunas rellenas no podían faltar, pero aquí también hay aceitunas con denominación de origen. Y no faltan las conservas de pescado y marisco, imprescindibles para un buen aperitivo, que en esta Barra de Cervezas proceden de las mejores conserveras de todas partes: anchoas, boquerones en vinagre, berberechos, almejas, chipirones, navajas, mejillones en escabeche, sardinillas... Todo hace salivar.

Como los espárragos, las alcachofas o el surtido de conservas vegetales, para aquellos que prefieren la opción vegetariana. O la clásica Gilda vasca (guindilla verde, anchoa, aceituna), si queremos lo mejor
de cada casa.

Si no nos apetecen las conservas, en la barra se puede pedir también un surtido de embutidos o de quesos de la casa, o una tapa del mejor jamón ibérico de bellota de Guijuelo. Todo acompañado con el pan de larga fermentación o el pan de coca con tomate, aceite y sal.

 

En la Barra de Cervezas podréis degustar muchas de las cervezas Damm, empezando, claro, por la popular Estrella Damm, pero también la Voll-Damm, la Bock-Damm y la Damm Lemon. Todas ellas refrescantes y, sobre todo, muy bien tiradas.

Para tirar bien una cerveza, el recipiente debe estar frío, pero no congelado, porque el exceso de frío modifica el aroma y el sabor de la cerveza e impide la formación de espuma.

Los expertos recomiendan también mojar la copa con agua, para favorecer que la cerveza se deslice por su interior y no choque violentamente contra el cristal, lo cual provocaría la pérdida de parte del carbónico. Por ello, hay que inclinar también la copa 45 º mientras abrimos totalmente el grifo, que no debe tocar nunca la cerveza, sino que tiene que estar situada a una distancia de entre 10 y 20 centímetros, para favorecer la formación de espuma.

Una vez llenas tres cuartas partes de la copa, la ponemos recta y cerramos el grifo para que repose unos segundos, y finalmente le añadimos dos dedos de crema abriendo el grifo en una posición intermedia.

Para servir cerveza de botella, hay que inclinar la jarra o la copa 45 º respecto a la botella hasta que el líquido llegue a la mitad; después se pone el vaso recto y se acaba de llenar para formar la espuma.

¿QUIERES CONOCER LA CARTA DE NUESTRA BARRA DE CERVEZAS?