User menu

Cada año, el 19 de octubre se celebra el Día Contra el Cáncer de Mama como recordatorio del compromiso de toda la sociedad en la lucha contra el cáncer de mama.

Prevención y diagnóstico precoz, los grandes aliados contra el cáncer de mama

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. En España se diagnostican alrededor de 25.000 nuevos cánceres de mama al año (Datos del cáncer de mama en España 2016), 26.500 según la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), lo que significa el 29% de todos los tumores femeninos. Además, supone la primera causa de mortalidad por cáncer en mujeres, aunque la supervivencia por cáncer de mama ha mejorado notablemente en los últimos 20 años. Cada año disponemos de mayor información para diagnosticar precozmente y tratar el cáncer de mama, lo que ha permitido que la supervivencia global a los 5 años del diagnóstico de este tumor sea del 83% en nuestro país (Eurocare-5), por encima de la media europea y similar a los países con las mejores cifras de supervivencia.

El cáncer de mama es uno de los tumores con mejor pronóstico y mayores índices de supervivencia y cronificación

Uno de los tumores con mejor pronóstico 

Afortunadamente, el cáncer de mama es uno de los tumores con mejor pronóstico y mayores índices de supervivencia y cronificación, gracias a una mayor concienciación social sobre su detección precoz y la consiguiente reducción del riesgo de desarrollarlo, así como también debido un mayor esfuerzo en investigación. La supervivencia aumenta un 1,4% cada año y su tasa se sitúa cerca del 83% a los cinco años del diagnóstico. Tres de cada cuatro casos son diagnosticados en estadios iniciales y sólo un 4% presenta metástasis al diagnóstico. Esto ha sido posible en gran medida gracias a la puesta en marcha de programas poblacionales de detección precoz en odas las CCAA.

1 de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida

Sin lugar a dudas, el diagnóstico precoz es la mejor herramienta para luchar contra esta enfermedad. A través de los programas de cribado con mamografías, se pueden diagnosticar los tumores de mama en estadios iniciales en los que hay muchísimas posibilidades de curación. La incidencia de cáncer de mama empieza a incrementarse a partir de 35, es unas tres veces más frecuente a partir de los 50 y a los 55 de estabiliza. Aparte de la edad, hay otros factores que se asocian con un riesgo más elevado : las mujeres con antecedentes de cáncer de mama en la familia, o que no hayan tenido hijos o los hayan tenido tarde, o con menarquía precoz o menopausia tardía, parecen tener mayor riesgo. No obstante, muchas mujeres que han tenido un cáncer de mama no presentaban ningún factor de riesgo conocido. Poseer un riesgo mayor para el cáncer de mama no implica la certeza de que se vaya a padecer la enfermedad, sólo indica cierta predisposición.

Las mujeres que no realizan ejercicio físico tienen un 71% más de riesgo de desarrollar cáncer de mama

Cada mujer puede reducir su riesgo de padecer cáncer de mama de forma individual con pequeños cambios en su estilo de vida. Se sabe que prevenir la obesidad, evitar el alcohol, una dieta adecuada y hacer ejercicio habitualmente reduce no solo el riesgo de padecer un cáncer de mama sino también el riesgo de recidiva. El Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama ha publicado este año los resultados del primer estudio epidemiológico español que explora la asociación entre actividad física y riesgo de cáncer de mama.

Las mujeres españolas que hacen una vida sedentaria tienen un 71% más de riesgo de desarrollar cáncer de mama que aquellas otras que cumplen las recomendaciones internacionales de ejercicio físico. Así lo ha puesto de manifiesto un estudio epidemiológico del Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama, cuyos resultados se han publicado este año en la revista Gynecologic Oncology.

El objetivo de esta investigación, que ha contado con la participación de 23 hospitales españoles, ha sido determinar el impacto del ejercicio físico en el riesgo de cáncer de mama y evaluar en qué medida cumplir las recomendaciones internacionales sobre ejercicio físico se asocia con menos posibilidades de desarrollar la enfermedad. 

Se estima que el 13,8% de los casos de cáncer de mama podrían evitarse si las mujeres inactivas dejaran de serlo

Los autores concluyen de forma resumida que, en general, seguir una adecuada actividad física tiene un efecto preventivo sobre la aparición de este tumor en mujeres pre y postmenopáusicas y en todos los subtipos moleculares.

Se estima que el 13,8% de los casos de cáncer de mama podrían evitarse si las mujeres inactivas dejaran de serlo. Según la doctora Marina Pollán, investigadora principal de este trabajo, investigadora del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y miembro del Grupo de Trabajo de Tratamientos Preventivos Heredofamiliar y Epidemiología de GEICAM, “es importante contextualizar el efecto del ejercicio físico en nuestro medio. De hecho, se ha estimado que la inactividad física está detrás del 10% del cáncer de mama en todo el mundo”. En el otro lado de la balanza se sitúan las mujeres con menos riesgo, que son aquellas que siempre están activas o han realizado  durante toda su vida algúndeporte.

La investigación de GEICAM sugiere además que el efecto beneficioso del ejercicio parece más marcado en mujeres que no han tenido hijos, aunque su práctica es positiva también para las mujeres con hijos. 

Aparte de este estudio, GEICAM ha puesto en marcha este año el Proyecto de Ejercicio Físico Oncológico, con el triple objetivo de liderar la investigación sobre los beneficios del ejercicio en la evolución del cáncer, generar una red de especialistas en la materia y divulgar sus ventajas a pacientes, instituciones y población general. 

Se denomina ejercicio físico oncológico aquel ejercicio pautado y controlado por un profesional que busca reducir o prevenir los efectos secundarios de los tratamientos de forma individualizada. Los efectos globales que este tipo de ejercicio tienen sobre el organismo mejoran la calidad de vida y la supervivencia de los pacientes. Con esta iniciativa GEICAM se convierte en un referente a nivel europeo en este ámbito.