User menu

Aprobación inicial 

Modificación del PGM de los barrios de Gràcia

El BOPB publicó la aprobación inicial de la Modificación del PGM para la mejora urbanística y ambiental de los barrios de Gracia y se acuerda su exposición pública durante tres meses. Así, se prorroga el acuerdo de suspensión en el ámbito correspondiente a parte del Distrito de Gracia indicado en la modificación, adoptado por la Comisión de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, el 10 de diciembre de 2019 (BOPB de 13 de diciembre de 2019) en cuanto a la tramitación de planes urbanísticos derivados concretos, así como otorgar licencias de obra nueva y gran rehabilitación, los comunicados de escombro de construcciones y las comunicaciones de actuaciones en jardines y solares que impliquen tala de arbolado. Se excluye de la suspensión las licencias y los comunicados que hayan sido presentados con anterioridad a la ejecutividad del acuerdo de suspensión potestativa previa. El plazo de la suspensión será, como máximo, de dos años a contar desde la publicación en el BOPB del acuerdo de suspensión potestativa previa.

Según el Ayuntamiento de Barcelona la medida quiere establecer nuevos criterios urbanísticos para preservar el paisaje urbano del barrio de la Vila de Gracia y parte de los barrios de la la Salut, Vallcarca y el Camp d’en Grassot y Gràcia Nova, de forma que se priorizará la regeneración de las edificaciones existentes y no la sustitución. Las intervenciones tendrán que ser coherentes con el carácter histórico de los edificios, y los nuevos deberán integrarse en el entorno. Además, la actualización del plan urbanístico prevé la creación de 2.000 viviendas de protección oficial con la ampliación de la reserva de un 30% de las nuevas construcciones para VPO, que se establece a partir de los 400m² en este ámbito; la obligación de destinar a vivienda de protección oficial los inmuebles que se subdividan (los únicos que podrán separarse serán los de más de 160m²), y la calificación de VPO de las remontas, las ampliaciones en altura que no estén consolidadas y la promoción de nuevas. También, en relación con la vivienda, solo se podrá habilitar en plantas bajas en calles que no formen parte de ejes comerciales.

También se publicó en el BOPB la aprobación definitiva del Plan Especial de Protección del Patrimonio Histórico artístico de los barrios tradicionales de la Vila de Gracia. El ámbito de este plan especial tiene una superficie de 217,79 hectáreas, y sus objetivos pasan por:

- Determinar los elementos, edificaciones o conjuntos con valores más relevantes a fin de establecer los mecanismos de protección más adecuados a través de la regulación normativa de plan o, si procede, de la propuesta de inclusión en el catálogo.

- Fomentar el mantenimiento y la rehabilitación de las edificaciones, como herramienta básica para la preservación del tejido histórico y tradicional de Gracia.

- Identificar elementos de arquitectura tradicional de los barrios de la Vila de Gracia para documentar e incorporarlos en la memoria de barrios y buscar en una fase de planeamiento posterior las herramientas de regulación adecuadas.

- Evaluar y diagnosticar los espacios privados no edificados con vegetación y arbolado como elementos de paisaje urbano a salvaguardar.

La finalidad del Plan Especial es preservar los valores físicos y ambientales de las edificaciones y de los espacios objeto de la protección dentro del ámbito del PE, de tal manera que se incorporan nuevos elementos y conjuntos que tienen unos valores arquitectónicos, constructivos y de paisaje urbano de valía singulares y que deben protegerse desde el punto de vista patrimonial, y se formula un listado de protección de los elementos y conjuntos en su ámbito de actuación a partir del catálogo vigente del Plan Especial de Protección del Patrimonio Histórico Artístico de la ciudad de Barcelona del Distrito de Gracia.

Todas las fincas que forman parte del catálogo -o que se incorporan al mismo en virtud de este plan- tendrán añadida a su calificación la clave característica (p), tal como se prevé al capítulo correspondiente a la regulación de las zonas. Con esta calificación característica se concretan: Las edificaciones que forman parte del catálogo de edificaciones protegidas del Plan Especial de Protección del Patrimonio Arquitectónico y Catálogo del Distrito de Gracia. Y también las edificaciones y los conjuntos que se protegen por sus valores arquitectónicos y por su aportación al paisaje urbano tradicional de Gracia.

En cualquier intervención edificatoria que se quiera llevar a cabo en las edificaciones que formen parte del conjunto de protección de la Vila de Gracia se mantendrá y recuperará sus fachadas, la volumetría y elementos comunes característicos y representativos de su tipología según criterios de la Dirección de Arquitectura Urbana y Patrimonio. Además, no se permite ninguna intervención que prevea el derribo parcial o total de las edificaciones sin un informe preceptivo de autorización previo de la Dirección de Arquitectura Urbana y Patrimonio. En toda intervención donde se prevea algún tipo de actuación global de cualquier edificio que forme parte del conjunto protegido, también será preceptivo el citado informe.

La APCE ha presentado, dentro del período de exposición pública, las siguientes propuestas:

  Sugerencias para la operatividad y eficacia real de la solución del derecho a la vivienda.

•  Ideas para que, manteniendo el criterio de preservación de los valores tradicionales, se puedan ejecutar las rehabilitaciones y las remontas.

•   Propuesta de reflexión sobre la limitación de agrupaciones de parcelas, ya que en muchos casos podrían impedir la correcta regeneración de determinadas zonas.

•   Propuesta de que, manteniendo la idea de que los interiores de parcela sean con tratamiento vegetal, no se impida la edificación del subsuelo, para la ubicación de aparcamiento de vehículos al servicio del inmueble, cuando esto sea necesario.

•  Propuesta de que, en relación con las reservas de aparcamiento, puedan exonerarse, cuando se trate de inmuebles de protección oficial.

Así, su posición es la de ofrecer colaboración y diálogo para que el resultado final de la modificación sea positiva para la habitabilidad y armonía del ámbito afectado, pero a la vez conseguir mantener la actividad de rehabilitación de inmuebles y la edificación responsable de los solares no edificados.