User menu

Lluís Marsà, Presidente de la Asociación de Promotores de Cataluña (APCE)

 

Fomentar sinergias entre la universidad y las empresas

A principios de año, concretamente el pasado 12 de marzo, hicimos realidad uno de los objetivos de la Asociación: la creación de la Cátedra de empresa “APCE-UPF Habitatge i Futur”. En colaboración con la Universitat Pompeu Fabra, y bajo la dirección del profesor Josep Maria Raya (TecnoCampus), esta cátedra quiere impulsar la formación, la investigación y la transferencia de conocimiento en economía de la vivienda, conscientes de su transversalidad -junto con el urbanismo- con otras actividades económicas como son el turismo, la sostenibilidad o las nuevas formas de habitar las ciudades.

Desde la Asociación de Promotores de Cataluña siempre hemos tenido muy clara la importancia de disponer de una formación de calidad y adecuada para impulsar la actividad del sector promotor y constructor, y por este motivo en 1997 lanzamos nuestro propio departamento de Formación, que ofrece una extensa oferta de cursos -seminarios, jornadas formativas y nuestra estrella, el Executive Program- dirigida a los profesionales del sector promotor, constructor y patrimonialista. Una oferta formativa que recientemente hemos digitalizado ante las necesidades de conectividad en remoto derivadas de la aplicación de las normativas para luchar contra la pandemia, y que ha sido positivamente acogida tanto por alumnos como por los profesores.

Para continuar promoviendo la excelencia formativa dentro y fuera de la entidad, desde APCE hemos apostado por la creación de vínculos sólidos y productivos con el mundo universitario a través de acuerdos de colaboración que impulsen acciones conjuntas. El objetivo es claro: la generación de sinergias y el trasvase e intercambio de información contrastada para contribuir a la mejora de la imagen del sector promotor y constructor, entre otros aspectos.

Quince años después de empezar a plantearnos en el seno de la Asociación de Promotores de Cataluña la creación de una cátedra, ahora con “APCE-UPF Habitatge i Futur” queda patente nuestro compromiso como sector económico para fomentar la investigación, la innovación y la evaluación de la coyuntura y de las políticas económicas que inciden en este ámbito, aportando datos objetivos y un discurso riguroso respecto de la problemática del acceso a la vivienda, de manera que contribuya al desarrollo de soluciones efectivas en esta materia.

Esta nueva colaboración con la Universidad Pompeu Fabra se suma a las ya iniciadas con la Universitat Politècnica de Catalunya y la ETSAB, y con el Colegio de Arquitectos de Catalunya (COAC) y la Escuela SERT, colaboraciones todas ellas que están siendo muy positivas y provechosas, tanto para el ámbito académico como para el empresarial.

Este 2021 lo empezamos apostando claramente por la formación, tanto desde sus vertientes de investigación y divulgativa como desde la digitalización, y en la APCE continuaremos trabajando en esta área para ofrecer la mejor formación posible a los profesionales del sector promotor y constructor.

Por otra parte, en estos primeros cinco meses del año también hemos seguido trabajando para trasladar a las administraciones y resto de fuerzas políticas una batería de medidas para dinamizar el sector, que cerró el ejercicio 2020 con unos datos de producción de nuevas viviendas iniciadas de 11.395 unidades, cifra inferior a las 14.500 viviendas que se comenzaron en el año 2019.

Es por ello por lo que nos reunimos con los representantes de los partidos políticos catalanes para transmitirles nuestro análisis de la situación del sector, la necesidad de recuperar de manera urgente la seguridad jurídica, y explicarles un compendio de propuestas en el ámbito del urbanismo y la vivienda -ya sean de cariz económico y/o legislativo- que consideramos imprescindibles llevar a cabo para reactivar la actividad del sector promotor y constructor en Cataluña, especialmente después de los efectos negativos de la pandemia.

Desde la Asociación de Promotores de Cataluña estamos convencidos de que el sector de la construcción será decisivo en la recuperación económica del país, y por eso seguiremos centrando nuestros esfuerzos en combatir todas aquellas decisiones de las administraciones que, a pesar de ser bienintencionadas, no suponen una solución real al problema de la vivienda en Cataluña, sino que solo ponen obstáculos al desarrollo de nuestra actividad, dañan la seguridad jurídica necesaria para el buen funcionamiento de la economía y ahuyentan la inversión extranjera, tan beneficiosa para el conjunto de la economía y la sociedad catalanas.