User menu

El sector inmobiliario pide compensar la rebaja de alquileres comerciales

Efectos Covid-19

El sector inmobiliario solicitó a la Generalitat que establezca mecanismos para compensar la rebaja en el precio de los alquileres a los propietarios de locales comerciales, después que la Generalitat aprobara el pasado 21 de octubre el decreto ley 34/2020, de 20 de octubre, de medidas urgentes de apoyo a la actividad económica desarrollada en locales de negocio arrendados, que permite reducir al 50% los alquileres de locales comerciales cerrados forzosamente por la pandemia de coronavirus en caso de que arrendatario y propietario no lleguen a un acuerdo en la rebaja.

En un comunicado conjunto, las principales entidades representantes del sector inmobiliario pidieron al Govern de la Generalitat mecanismos compensatorios para que no deban ser las empresas y los propietarios privados quienes “asuman, de nuevo, las consecuencias de una situación que también les afecta”.  Asimismo, expusieron su comprensión con las medidas de la Generalitat para que se produzca el menor impacto económico posible en las empresas afectadas y se pusieron a la disposición del Govern para aportar ideas y propuestas que “puedan equilibrar la asimetría”. También dejaron constancia de que, en la mayor parte de los casos desde el inicio de la pandemia, se ha producido una mediación de forma voluntaria entre las partes para la rebaja o la moratoria temporal de la renta del alquiler.

 

DL 34/2020

Las medidas adoptadas por el decreto limitan su eficacia al tiempo de vigencia de las prohibiciones o restricciones dictadas por la autoridad competente, y se establecen como reglas por defecto en caso de que las partes no lleguen a un acuerdo satisfactorio en un plazo prudencial de un mes desde el requerimiento a la parte arrendadora. Básicamente la más importante es la de la reducción de la renta y otras cantidades debidas en un 50% mientras dure la medida de suspensión total de la actividad.

Además, la disposición transitoria primera establece que la parte arrendataria puede hacer uso de las disposiciones previstas en este Decreto Ley, con independencia de los acuerdos que hubieran podido llegar las partes con anterioridad a la entrada en vigor del mismo. Lo que supone, de facto, que las disposiciones del Decreto Ley tienen efectos retroactivos respecto de cualquier acuerdo previo de las partes relativos a moratorias y/o condonaciones de la renta.