User menu

Eficiencia energética 

Actualización del reglamento de instalaciones térmicas en los edificios

El BOE núm.71 de 24 de marzo de 2021 ha publicado el “Real Decreto 178/2021, de 23 de marzo, por el que se modifica el Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios”, que entrará en vigor el próximo 21 de julio de 2021. Según la nota del Consejo de Ministros, el RITE -que fija las exigencias de eficiencia energética y seguridad que deben cumplir las instalaciones térmicas en los edificios- contribuirá a alcanzar los objetivos climáticos establecidos en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC), concretamente el objetivo de mejora de la eficiencia energética a través de la reducción del consumo de energía primaria en un 39,5% en 2030.

El RITE mantendrá un enfoque basado en las prestaciones y objetivos de las instalaciones térmicas en edificios y seguirá recogiendo los requisitos que deben cumplir las instalaciones térmicas bajo el principio de neutralidad tecnológica, sin obligar al uso de una determinada técnica o material, ni evitar la introducción de nuevas tecnologías y conceptos en cuanto al diseño. Además, se adaptará al contenido de la Directiva (UE) 2018/2001 relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables en el sector de la calefacción y la refrigeración, y traspone parcialmente las directivas comunitarias en materia de eficiencia energética e introduce varias modificaciones en la normativa para la instalación de sistemas térmicos en edificios, que deberán diseñarse bajo la utilización de sistemas eficientes que permitan la recuperación energética y la utilización de las energías renovables y de las energías residuales.

Entre otras cuestiones, la actualización del RITE obliga a justificar la instalación de sistemas térmicos convencionales en lugar de otros sistemas más eficientes y sostenibles en edificaciones (bomba de calor geotérmica con suelo radiante o la hibridación de energía solar térmica con caldera de gas natural), justificación que deberá ir acompañada de una comparativa entre el sistema de producción de energía elegido y otros alternativos, teniendo en cuenta aquellos sistemas que sean viables técnica, medioambiental y económicamente. La nueva norma obliga además a que los edificios terciarios con grandes consumos-con una potencia útil nominal de climatización superior a 290 kW, es decir hoteles, centros comerciales, grandes bloques de oficinas, etc.- den el primer paso para convertirse en edificios inteligentes que contribuyan a la disminución del consumo energético y de la emisión de gases de efecto invernadero. Dicha actualización también recoge obligaciones relativas a los contadores de agua caliente para redes urbanas, reparto de los costes de agua caliente e información sobre la facturación de estos consumos.

El ámbito de aplicación del RITE afecta a las instalaciones fijas de climatización (calefacción, refrigeración y ventilación) destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene de las personas, o las instalaciones destinadas a la producción de agua caliente sanitaria (ACS), incluidas las interconexiones a redes urbanas de calefacción o refrigeración y los sistemas de automatización y control, y se aplicará tanto a las instalaciones de los edificios de nueva construcción como a las que se reformen en edificios existentes. El RITE no se aplicará en las instalaciones térmicas de procesos industriales, agrícolas o de otro tipo, en la parte que no esté destinada a atender la demanda de bienestar térmico e higiene de las personas.