User menu

Barcelona Meeting Point

LA CITA INMOBILIARIA DEL AÑO

Barcelona Meeting Point, organizado en el recinto ferial de Montjuich por El Consorci de la Zona Franca de Barcelona, es el gran certamen inmobiliario profesional de España. De carácter anual, desde su fundación en 1997 se ha convertido en la cita obligada del inmobiliario en otoño. En el están presentes personalidades relevantes del sector y las mejores oportunidades de inversión y negocio, junto a una muestra de proyectos y servicios inmobiliarios, productos y ofertas de inversión.

Junto a esta muestra, el Symposium Internacional BMP, uno de los más prestigiosos de Europa, presentó más de 30 sesiones abordando los temas más actuales del mercado inmobiliario, con la presencia de un centenar de ponentes nacionales e internacionales de destacado prestigio. El Symposium ofreció la oportunidad de saber qué piensan los auténticos números uno del sector inmobiliario de España y del extranjero.

En este escenario, la Asociación de Promotores de Cataluña (APCE) presentó el miércoles 18 de octubre por la mañana una jornada con el título “Los indicadores son favorables a la buena marcha de la economía y del sector inmobiliario. ¿Hasta cuándo puede durar?”, a la que asistieron más de doscientos empresarios y profesionales.

En el dibujo previo, el presidente de la APCE, Luís Marsà, esbozó en cuatro ideas la situación actual del inmobiliario: que la consolidación del ciclo de recuperación en el sector inmobiliario residencial es una realidad; que no es que el ladrillo esté recalentándose, sino que tan solo está normalizándose después de una muy pronunciada caída; que el alquiler hay que percibirlo como un factor de equilibrio que dota de mejor salud a un mercado arraigado desde hace más de medio siglo en la compra y que para los jóvenes es la única salida para poder emanciparse y empezar un futuro; y que ello continuará así siempre que se pueda disponer de un marco jurídico estable que permita trabajar con confianza dentro de un clima benigno y en un horizonte claro.

Por su parte, el presidente de los promotores de España, Juan Antonio Gómez-Pintado, por su parte, abordó la disminución del stock pendiente de venta que cifró en 508.549 unidades al finalizar 2016 frente a las 540.000 de dos años antes.

Esto ha facilitado, dijo, que en aquellas zonas donde más ha disminuido se estén comenzando nuevas promociones dada la presión de la demanda, como son los casos de Madrid y Barcelona”. Señalo que la “actividad se recupera con fuerza desde niveles muy deprimidos” y que, a pesar de haber aumentado la producción la nueva oferta apenas llega a una sexta parte de la del comienzo de la crisis. En cambio explicó que la vivienda vacacional se recupera con fuerza en aquellos lugares donde predomina el turismo extranjero.

Por último, formalizó una propuesta, una solución alternativa para que los jóvenes puedan emanciparse, el gran reto del sector. Sobre todo los jóvenes que tienen capacidad de pago pero no capacidad de ahorro previo.

Dado que la falta de crédito provoca la exclusión del mercado a un número importante de familias, abogó por establecer un seguro de crédito hipotecario, un mecanismo de transferencia de riesgo a compañías aseguradoras especializadas sujetas a un elevado nivel de supervisión. “Una modalidad B2B –precisó-, que garantiza la protección a lo bancos reduciendo el riesgo sistémico en su cartera hipotecaria”.

La parte financiera estuvo representada por Carles Casanovas, Director del Negocio Promotor de CaixaBank, que hizo un repaso a los principales datos económicos de la coyuntura actual. Sobre el papel de la financiación, se remitió al papel de acompañamiento que la entidad realiza para las empresas promotoras y en la financiación de sus respectivos proyectos inmobiliarios.

Análisis de la situación actual

El análisis macroeconómico a la actual coyuntura económica y sectorial corrió a cargo del Director de macroeconomía de CaixaBank, Oriol Aspachs, que trazó un dibujo de la situación en tres estadios: a nivel global internacional, con un resultado del balance mucho mejor que hace dos años, con un aumento del PIB mundial lo que ha propiciado un buen ritmo de avance en un entorno de elevada incertidumbre; a nivel de España, que tradujo en un período de fuerte recuperación económica y sectorial y donde el avance del PIB gana tracción.

Un crecimiento mayor de lo esperado y mayor también que otras economías avanzadas, aunque precisó que a corto plazo podría verse cierta desaceleración de la economía aunque con crecimiento positivo; y del sector inmobiliario, que definió como afianzado en un nuevo ciclo alcista consolidado. En este punto apuntó los aspectos clave de la demanda: los costes de financiación, el crecimiento de los hogares, la falta de empleo juvenil de calidad y el papel de la demanda extranjera.

A nivel europeo evidenció el alza de los precios residenciales señalando que es, en parte, resultado de un contexto económico más favorable. Concretamente, el crecimiento económico en la UE ha ido ganando firmeza en los últimos años: del 0,8% anual en promedio entre 2011 y 2014 al 1,9% en 2016.

Las mejores perspectivas económicas, junto con la buena evolución del mercado laboral, se han traducido en un aumento de la renta disponible y la riqueza de los hogares, lo que ha fortalecido la demanda de vivienda. Dado que esta tendencia alcista de los precios puede tener implicaciones importantes para la estabilidad financiera y macroeconómica, es probable que aumente la presión para que empiece el proceso de normalización monetaria y/o para que se implemente la prudencia.

De España, explicó que la excepcional trayectoria de la economía española, que lleva ya tres años creciendo por encima del 3%, está siendo posible gracias a la confluencia de factores externos e internos que, de momento, no parecen mostrar síntomas de agotamiento. A nivel interno, las reformas estructurales y las ganancias en competitividad están teniendo un impacto positivo y duradero sobre el crecimiento económico. El entorno exterior favorable también apoya el buen desempeño de la economía española.

Del inmobiliario abundó en que la recuperación del empleo y las condiciones financieras favorables impulsan la compra de vivienda.  “Además de la pujanza interna, dijo, las compras por parte de extranjeros, que representan un 13% del total de las compras de vivienda realizadas, también mantienen el tono expansivo, a pesar de la reducción de compras por parte de ciudadanos británicos como consecuencia del Brexit sobre el sector”. Por su parte, los visados de inicio de obra ralentizaron su tendencia ascendente y siguen lejos de los niveles registrados antes de la crisis. Este hecho, junto con el incremento de la demanda de vivienda, favorece la tendencia alcista de los precios de vivienda.