User menu

José M. Domínguez Cerdeira, Responsable de Prescripción - CAP Gas Natural Distribución 

COCHES CON GAS NATURAL. YO RECARGO EN MI HOGAR

El gas natural ya es hoy un combustible alternativo a los combustibles clásicos como la gasolina y el gasoil en el transporte y la movilidad, tanto en vehículos pesados como en automóviles. Su empleo se realiza en vehículos ligeros y medios en forma comprimida, denominada GNC, y en forma líquida, el GNL, para vehículos pesados de largo recorrido.

Prueba de ello es por una parte la actividad legislativa europea en implantación, que obliga al progresivo desarrollo de una red de puntos de carga, de modo que todos los cascos urbanos y principales rutas de carretera dispongan de este suministro y que en nuestra regulación, los vehículos con GNC disponen de la etiqueta verde “ECO” que aporta ventajas en su acceso a las ciudades, tanto en tarifas de aparcamiento como en el caso de restricciones por fenómenos de alta contaminación.

Por otra parte, de un modo creciente ya circulan vehículos con gas natural, por sus ventajas de economía (un 50% más barato que utilizar gasolina y un 30% más que con gasoil), por su limpieza al no emitir partículas y casi nulos contaminantes como los NOx y los SOx y por comodidad ya que disponen de una autonomía adecuada, en el entorno de los 400 km con un depósito de GNC a los que se añade la autonomía con gasolina, cuyo depósito y uso se mantiene.

Prueba de su interés es que las administraciones locales apuestan por la movilidad con GNC, así, por ejemplo casi la mitad de los autobuses urbanos del área metropolitana de Barcelona emplean el GNC como combustible, la flota de camiones de recogida de RSU se mueven con GNC y cada vez más, flotas de taxi y vehículos de reparto emplean esta solución.

Además, el propio gas natural cada vez más tiene un origen renovable, obtenido entre otros orígenes, por la inyección en la red de distribución de biogás depurado y enriquecido. Este biogás se produce por la fermentación anaeróbica de residuos agroalimentarios, de vertederos o de aguas residuales, convirtiéndose así en otro factor de la economía circular buscada, reduciendo la emisión neta de CO2 a la atmósfera debida a nuestras actividades.

Ante todo esto, el consumidor que hoy quiere adquirir un nuevo vehículo puede plantearse el uso del GNC, con un valor añadido, con gas natural puede repostar en su propio hogar. Si la vivienda, del tipo unifamiliar, dispone de suministro de gas natural, simplemente instalando un contador adicional, la tubería de gas hasta alcanzar su zona de aparcamiento y un pequeño compresor que se instala en la pared, puede recargar su vehículo a cualquier hora, sin extra costes por horario, como le ocurriría si optara por la opción de un vehículo eléctrico enchufable.

Por ello cada vez será más habitual ver vehículos circulando que utilizan gas natural como combustible, estaciones de servicio para repostar este combustible y consumidores que han optado por instalar un equipo de recarga de gas natural en su propio hogar para aumentar su comodidad, demandando este servicio en aquellas viviendas que pretenda alquilar o adquirir.