User menu

ANÁLISI DE LOS INDICADORES

Hasta el mes de julio, se han registrado en Cataluña un total de 46.549 compraventas, es decir, un 19,7% más de operaciones que en el mismo periodo de 2016 (38.900 compraventas). Del total de viviendas vendidas, 6.212 corresponden a viviendas nuevas mientras que la mayoría, 40.337 corresponden a viviendas de segunda mano. El mercado de la obra nueva en general en Cataluña, sigue remontando, aunque en menor medida de lo que lo hacen las ventas de las viviendas usadas. Las ventas de vivienda nueva aumentan concretamente en los siete primeros meses del año un 18,3% respecto a las registradas en el mismo período del año anterior. Todas las provincias registran una evolución positiva, destacando las dos provincias más turísticas, Tarragona con 58,2% y Girona 35,7%, con la excepción de la provincia de Lleida que es la única que aún muestra desaceleraciones importantes en las transacciones de las viviendas nuevas (-20,4%). Cabe decir, que el 63,5% de operaciones registradas de esta tipología en la comunidad, pertenecen a ventas realizadas en la provincia de Barcelona, con unos valores absolutos de 3.948 compraventas hasta el mes de julio, lo que supone un aumento respecto al mismo periodo anterior del 11,9%.

En Cataluña, las ventas de viviendas se incrementan en ambas tipologías: viviendas nuevas y viviendas usadas. Con respecto a las transacciones de las viviendas usadas, que representan el 87% del total de las ventas, continúa al alza incrementando en el periodo un 19,9%, crecimiento principalmente impulsado por la actividad de este mercado dentro de la provincia de Barcelona, con 28.298, es decir, el 70,2% del total de las ventas de segunda mano en la comunidad. Para variaciones positivas del período y que se han disfrutado en todas las provincias, destaca el de la provincia de Tarragona (25,5%), seguida del incremento de las ventas de Barcelona (19,9%), Girona (16,9%) y Lleida (13,2%).

 

Aumento de la financiación para la compra de vivienda

La crisis afectó tanto a las empresas como a las familias. Por lo tanto, la carencia de crédito se convirtió en un fenómeno generalizado. La mejora en la economía, en el mercado laboral y en el sector, han hecho que las entidades financieras vayan recuperando la fluidez en el crédito hipotecario que se refleja en los datos publicados por el INE sobre las hipotecas concedidas para la compra de vivienda.

El acumulado en el primer semestre del año en Cataluña, alcanza las 25.437 hipotecas firmadas, mientras que se vendieron en el mismo periodo un total de 39.529 viviendas nuevas y usadas, por tanto, el 65% de las compras se realizaron con financiación. Estas operaciones que necesitaron recursos ajenos, aumentaron un 5,8% mientras que el capital prestado se incrementó de manera mucho más acusada (17,4%), reflejo de un efecto en los precios de venta al alza.

En España, el comportamiento ha sido paralelo, con un total de 158.993 hipotecas firmadas en el periodo, que supone un incremento del 8,3% respecto al primer semestre de 2016, mientras que el capital prestado aumenta un 14,9%.