User menu

Los perfiles profesionales cambian

Las 'start-up' demandan expertos en programación y 'marketing' online, entre otros puestos, pero valoran la creatividad, el compromiso y la capacidad de innovación de los candidatos

Piensa a lo grande. Piensa diferente. Estos son los lemas que guían a la mayoría de start-up. Porque ya no se trata de ser el mejor programador con experiencia y formación superior, sino de ser una persona creativa que pueda ver más allá. En el competitivo mundo de las start-up, en el que solo sobreviven los mejores y con las ideas más disruptivas, el equipo es una de las patas fundamentales de cualquier nueva empresa que quiera atraer los mejores fondos. La unión del equipo y la motivación hacen que, en muchos casos, el proyecto siga adelante.
El mundo de las start-up ha generado, además, nuevos perfiles profesionales, como los expertos en SEO y SEM o en marketing digital, los gestores de contenidos digitales y los expertos en big data (tratamiento masivo de datos). Unos perfiles que en España siguen faltando. Según Jobandtalent, en 2014, el 44% de las empresas tecnológicas terminó el año con más de cinco vacantes que no fueron capaces de cubrir por una ausencia de talento en el país, y un 2% de los CEO declaró que aún tiene por cubrir más de una decena de puestos de trabajo en sus empresas. Otro problema que han tenido que afrontar las start-up a la hora de encontrar trabajadores ha sido una falta de compromiso personal por parte de los candidatos con el proyecto, según revela el estudio de esta plataforma de trabajo online.

DESARROLLO DEL NEGOCIO
Dicho esto, la Unión Europea apunta que en 2020 habrá un millón de puestos de trabajo por cubrir que requieran conocer los entresijos de la informática, y los profesionales demandados por las start-up, que suponen el núcleo de su negocio, seguirán estando relacionados con la tecnología, según Jobandtalent; es decir, programadores júniores y séniores y de aplicaciones móviles para iOS y Android, data scientists y analistas en big data.
Hasta aquí, los perfiles vinculados a la parte más tecnológica del proyecto, pero una start-up, además, demanda buenos profesionales de marketing digital para poder hacer sus campañas de captación de usuarios y conocimiento de marca a través de internet, con el fin de difundir su proyecto tanto en redes sociales como en cualquier tipo de plataforma web. Por lo que los perfiles más solicitados son expertos en marketing digital con conocimientos en posicionamiento SEM y SEO que, además, conozcan herramientas como Twitter Ads y Facebook Ads (de publicidad en las redes sociales).
“Por su parte, las start-up actuales están alcanzando su madurez, y han notado que, para poder seguir creciendo, además de contar con una gran tecnología, necesitan tener un área de negocio para poder aumentar su volumen de mercado. Con ello, los profesionales en desarrollo de negocio también serán indispensables dentro de sus vacantes”, según Jobandtalent, que apunta que las start-up prefieren profesionales séniores y con una clara vocación internacional.
Pero, más allá del perfil profesional y los conocimientos, los responsables de las start-up quieren en su equipo a personas innovadoras, imaginativas y creativas, capaces de trabajar en equipos multidisciplinares, en cualquier momento y lugar, y que sean capaces de tomar decisiones rápidas.

Las nuevas profesiones

Experto en usabilidad. Se encarga de mejorar y monitorizar la experiencia del usuario, analizando cada aspecto gráfico y de gestión de la web por mínimo que sea. Cada detalle marca la diferencia.

'Front end'. Diseña y programa la interfaz, colabora con el experto en usabilidad y hace los cambios necesarios para mejorar la interacción con el usuario.

'Back end'. Está entre bambalinas. Debe ser un experto y dominar los lenguajes de programación de moda, como Python y Ruby On Rails.

Experto en 'growth hacking'. Su labor es que la empresa explote en número de usuarios con diversas técnicas para captar y reconducir tráfico de la web.

'Data scientist'. Toda start-up que se precie debe dominar los datos, sobre todo sobre sus usuarios, para determinar el perfil de sus clientes y los pros y contras de su estrategia de crecimiento.