User menu

Beatriz Mena, Directora de Fundación Adana

 

“El TDAH, el trastorno mental con mayor incidencia en la infancia”

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es un trastorno neurobiológico, enmarcado en los trastornos del neurodesarrollo, de inicio en la infancia y que afecta a lo largo de la vida.

¿Por qué síntomas se caracteriza?

Por tres síntomas principales: déficit de atención, impulsividad e hiperactividad motora y/o vocal. Se identificará como tal cuando estos síntomas se den con mayor frecuencia e intensidad que en los niños o adolescentes de igual edad y cuando representen una interferencia en su vida cotidiana, tanto en la escuela como en casa.

Aunque el TDAH no es un trastorno de origen emocional, estos niños suelen presentar una baja autoestima y tienen dificultades en el manejo de sus emociones, lo que les lleva a tener no solo dificultades con los aprendizajes sino también de relación social.

¿Es muy común?

Actualmente el TDAH es el trastorno mental con mayor incidencia en la infancia, con una prevalencia alrededor del 5% de la población infantil, lo que equivaldría a que al menos un niño/adolescente de cada aula puede presentarlo. El TDAH genera mucho desgaste en padres y profesores, sobre todo por el hecho de que si no es tratado adecuadamente y a tiempo suelen aparecer otras dificultades (trastornos de la conducta, trastornos depresivos o de la ansiedad…) que junto al TDAH, llevarán a una peor evolución.

¿Cómo saber si un niño o niña presentan TDAH?

Habitualmente los padres son los primeros que manifiestan no poder gestionar el comportamiento inadecuado de sus hijos, ya que los niños y niñas con TDAH pueden tener dificultades en la adquisición de los hábitos o conflictos en el cumplimiento de las instrucciones. Otras veces son los maestros los que dan la señal de alerta cuando detectan que su alumno no sigue el ritmo esperado o presenta más problemas de conducta que el resto de compañeros, ya sea por desmotivación o descuido hacia la tarea académica o por desafío y comportamiento disruptivo. 

El niño inatento parece no escuchar cuando se le habla y a menudo olvida o pierde cosas. En el aula normalmente se confunde con un niño poco inteligente, vago o con un grado de desmotivación importante. Por su parte, un niño hiperactivo-impulsivo se presenta inquieto, se mueve constantemente y se levanta de su silla cuando no es apropiado hacerlo. Acostumbra a interrumpir, responde de forma precipitada, tiene dificultades para dedicarse a tareas o juegos tranquilos y habla en exceso. Pero no todos los niños con este trastorno manifiestan exactamente las mismas características ni grado de intensidad, por lo que el diagnóstico debe ser efectuado por un médico (psiquiatra o neurólogo) o psicólogo clínico con experiencia en este trastorno.

¿Cuál es su tratamiento?

La evidencia científica indica que el tratamiento más eficaz para el TDAH es el tratamiento multimodal o multidisciplinar que combina el tratamiento psicológico, el educativo, el psicopedagógico y, en los casos en los que se hace necesario, el tratamiento farmacológico.

Cuando aparecen problemas emocionales, se planteará una intervención psicológica para brindar de estrategias adecuadas para superarlos. Estas intervenciones pueden hacerse individualmente o en grupo. Si presenta dificultades académicas, la Reeducación psicopedagógica será la intervención más adecuada. En ésta los objetivos a trabajar variarán según la edad, el curso y las dificultades presentadas. Se pueden trabajar desde aspectos instrumentales como la lectoescritura o el cálculo hasta cuestiones más relacionadas con las técnicas y hábitos de estudio, todo ello encaminado hacia una mejora en la adaptación y rendimiento académico. Para el buen desarrollo del tratamiento será imprescindible que tanto las familias como la escuela reciban un tratamiento educativo con formación específica sobre el trastorno.

La prescripción farmacológica se dará cuando el trastorno se presenta de moderado a grave, y ésta siempre debe ir acompañada del resto de tratamiento multimodal.

Fundación Adana, entidad dedicada a los trastornos del neurodesarrollo, ofrece un servicio integral a familias de niños/as con TDAH, abarcando el diagnóstico desde su área clínica y el tratamiento multimodal completo, con reeducaciones psicopedagógicas, grupos de habilidades socioemocionales, charlas, cursos, colonias… Todo ello encaminado a la mejor adaptación del niño y su familia.