User menu

Deliciosas cremas de verduras para dar la bienvenida al invierno

Si en el verano no hay nada más apetecible que una fresca ensalada, en el invierno nuestras mejores aliadas, junto con las sopas, son las cremas de verduras y hortalizas. Tanto clásicas como exóticas ofrecen múltiples combinaciones. Como también son múltiples sus beneficios para nuestra salud

Esther Duro

 

De calabaza y zanahoria

 

Abrimos nuestra selección de cremas con la que quizás sea la receta más clásica y una de las que más guste a los pequeños de la casa: la crema de calabaza. Se prepara con zanahorias, patatas y quesitos, que aportan la cremosidad que precisa cualquier crema. Hervimos las verduras, a las que añadimos ajo y puerros, en caldo de pollo. Cuando estén cocidas, las pasamos por la batidora e integramos los quesitos. Se puede poner un chorrito de nata líquida o crema de leche, aunque no es necesario, y para darle un toque más especial, un par de cucharadas de leche de coco.

 

De champiñones

 

Al hablar de crema de verduras es inevitable hacer referencia a una que no puede faltar entre nuestros platos de invierno: la crema de champiñones, deliciosa por su textura y sabor. Necesitaremos champiñones, ajo, puerros, quesitos y caldo de verduras. Ponemos en una sartén, con un poquito de aceite, la parte blanca del puerro. Cuando empiece a estar tierna, incorporamos los champiñones a trocitos, el ajo picado y la sal, y pochamos. Añadimos caldo de verduras sin llegar a cubrir y dejamos cocinar 10 minutos más. Luego, añadimos quesitos y trituramos.

 
 

De coliflor

 

La coliflor presenta un perfil nutricional muy completo, ya que posee muy pocas calorías, pero gran parte de las vitaminas y minerales que necesitamos. Contiene también mucha fibra, aunque hay que limitar su consumo si somos propicios a padecer exceso de gases. Sin embargo, esta crema es fácil... y barata. Precisaremos coliflor, cebolla, caldo de pollo y leche. Cortamos la coliflor eliminando la parte verde. En una olla con aceite pochamos la cebolla cinco minutos e incorporamos la coliflor. Luego, el caldo y la leche. Dejamos cocer y batimos, sin que quede espesa ni muy suelta.

 
 

De calabacín al roquefort

 

A los notables nutrientes esenciales (ácido fólico, potasio, hierro, manganeso, vitamina A y vitamina C) que aporta el calabacín, esta receta añade las vitaminas B2 y B5 del queso roquefort. La preparamos con calabacín, patata, puerro, roquefort y leche evaporada. Cortamos la patata y el puerro en rodajas y rehogamos. Añadimos el calabacín cortado y, tras 10 minutos, vertemos agua caliente y dejamos cocer 15 minutos. Retiramos del fuego, añadimos la leche evaporada y el queso roquefort; trituramos y salpimentamos.

 
 

De cebolla con cerveza

 

La cerveza aporta vitaminas, minerales y otras sustancias con propiedades funcionales, como polifenoles y fitoestrógenos naturales, que la hacen un elemento habitual en muchos platos. También en cremas, como en esta de cebolla. La prepararemos con cebolla, mantequilla, tomillo seco, cerveza, agua, nata líquida y yemas de huevo. Picamos la cebolla y la rehogamos con la mantequilla y el tomillo. Agregamos la cerveza y el agua. Tras hervir 45 minutos, dejamos enfriar y trituramos. Antes de servir, añadimos la nata y las yemas, removemos y cuando hierva ya estará lista.

 
 

De verduras al curry verde

 

El curry es uno de los condimentos más utilizados y sabrosos de la cocina asiática. Lo encontramos en tres variedades: amarillo, rojo y verde. Esta última es la que emplearemos en esta receta, para la cual necesitaremos: cebolla, puerro, acelgas, guisantes (pueden ser congelados), pasta de curry verde, caldo de verduras y leche de coco. Cortamos las verduras y las rehogamos con aceite cinco minutos. Añadimos los guisantes, directamente congelados, y pochamos. Incorporamos una cucharadita de curry verde, y leche de coco y caldo hasta cubrir las verduras. Cocemos y trituramos.