User menu

Apretar o rechinar los dientes

El bruxismo es la alteración del sueño más frecuente después del insomnio y del ronquido

Esther Duro

Apnea, sonambulismo o narcolepsia son términos asociados al trastorno del sueño ampliamente extendidos entre la población. Sin embargo, existe uno quizás más desconocido, a pesar de que es la alteración más frecuente después del insomnio y del ronquido. Hablamos del "bruxismo", el hábito de friccionar o apretar los dientes de manera involuntaria. Es una patología "silenciosa", porque se produce especialmente durante el sueño (aunque también hay quien la padece de día) y porque el paciente no suele ser consciente de ella, sino que quien lo acostumbra a detectar es la pareja. Afecta hasta a un 70% de la población de ambos sexos y, aunque el pico de edad de mayor incidencia se sitúa entre los 17 y los 20 años, cuando este trastorno se perpetúa en el tiempo suele ceder espontáneamente después de los 40 años. Las causas que lo originan son diversas. Principalmente, maloclusión, asimetría esquelética, artritis o trastorno degenerativo e inflamatorio de las articulaciones temporomandibulares, aunque también se relacionan con otros factores, como el estrés, la ansiedad e, incluso, la depresión.

IMPORTANTES CONSECUENCIAS
El bruxismo es una alteración importante, porque, de no controlarse a tiempo, puede afectar a la salud, causar daño en los dientes o propiciar patologías dentales, aunque las consecuencias pueden ser mayores. Según la Asociación Española del Sueño, "aproximadamente la mitad de la población tiene alguna alteración funcional del sistema masticatorio sin ser consciente de ello. Estas alteraciones pueden dar lugar a molestias muy diversas, aunque las más frecuentes son dolor en oído, cuello, mandíbula o espalda; limitación en el movimiento de la boca; chasquido al abrir o cerrar la boca, con o sin dolor, etc.". Además, las personas que "bruxan" mientras duermen también suelen despertarse cansadas. Es por ello que, ante los primeros síntomas, se aconseja acudir al dentista.

TRATAMIENTO
Lo más habitual para abordar esta patología es el uso de una férula de descarga que se usa para dormir y que relaja los músculos de manera progresiva. También, acudir al fisioterapeuta, que ayudará a recuperar y a proteger la función de la articulación de la mandíbula, y a corregir defectos posturales.

Si quieres saber más sobre salud, nutrición y bienestar, visita lavanguardia.com/vida/salud