User menu

Dr. Vicente Paloma, Cirugía Plástica y Estética

 

Arquitectura de la belleza

Con más de 30 años de carrera profesional, el Dr. Paloma practica una cirugía que persigue la excelencia y la naturalidad, buscando el sentido científico en todas sus intervenciones. 

 

Después de tantos años haciendo cirugías, ¿cómo entiende el Dr. Paloma su especialidad? ¿Desde una perspectiva más técnica o artística?

Una de las cosas que, a lo largo de los años, me ha hecho pensar más sobre mi especialidad es la búsqueda del sentido científico de las cosas: la proporción matemática de la belleza. En mí pesa más eso que la vertiente artística. Hay cirujanos que siguen su intuición cuando operan, mientras que yo sigo unos cálculos, unas medidas y unas proporciones concretas que son las que guían mis cirugías. Eso me ha obligado a ser muy riguroso conmigo mismo pero, sin duda, esa rigurosidad científica aporta unos resultados más consistentes y más predecibles. Haciendo un símil, sería como un arquitecto de la belleza.

 

Uno de sus principales campos de trabajo es la cirugía de mama… ¿Qué valor añadido aporta el enfoque técnico-científico en ese tipo de intervenciones?

La cirugía de mama es un claro ejemplo de cómo el enfoque científico y técnico aporta valor, puesto que se trata de cirugías que exigen muchas mediciones, necesarias para alcanzar la simetría entre ambas mamas. En las intervenciones de mama todo tiene que estar muy bien calculado y medido para que el resultado sea el mejor posible. Más aún,  en casos complejos como asimetría de mamas, mamas tubulares o reconstrucción mamaria en pacientes oncológicas. Este tipo de cirugías me motivan especialmente y me enriquecen.

 

No todo es crear volumen…

Efectivamente. Además, el concepto de únicamente dar volumen al pecho es una visión ya anticuada. Hoy en día trabajamos más desde una perspectiva de proporciones, de conseguir exaltar las zonas que son más atractivas, de que exista una correcta ubicación del pezón en relación con el surco submamario… Las pacientes que me eligen para que les opere buscan un pecho atractivo y proporcionado.

 

¿Se trata más de una remodelación?

Sí, no me baso en el concepto de aumentar o reducir volumen, sino de una combinación entre la ubicación de las mamas, buscar proyecciones donde se necesitan y aportar volumen de forma más sutil para conseguir un pecho que, sin ser muy grande, sea atractivo. No se trata de tener un pecho cuanto más grande mejor. Es un tema de proporciones. Esta sería mi propuesta.

 

Cada mujer tiene seguramente la idea del pecho que le gustaría conseguir cuando va a verle…

Sí, hay mujeres a las que les gusta un pecho que pase más desapercibido y otras que prefieren un pecho con forma muy protésica, con poca movilidad y exageradamente perfecto. Por eso es muy importante la comunicación con las pacientes y entender sus preferencias. Lo que gestionamos en la consulta no son técnicas quirúrgicas, sino expectativas.

 

La rigurosidad cientifica y la proporción matemática aportan resultados consistentes y predecibles”

¿Qué factores marcan la cirugía?

El primero y muy importante es el cuerpo de cada mujer: hay que trabajar con lo que tenemos. No podemos salirnos de las proporciones torácicas, de la forma de las costillas, hay que tener en cuenta la laxitud de los tejidos, dónde está ubicado el surco submamario, el pezón… Todo ello es determinante a la hora de conseguir un buen resultado. En segundo lugar, estaría el gusto o la preferencia de la paciente, lo que espera conseguir con la cirugía; y, en tercer lugar, la recomendación del cirujano.

Basándome en mi experiencia, lo que siempre trato de evitar son volúmenes y técnicas que puedan generar problemas a largo plazo. Es fundamental que el cirujano tenga una visión global de lo que va a suceder en el cuerpo de la mujer en los próximos quince años, explicárselo y que sea consciente de todo a la hora de tomar su decisión. Puede darse el caso, por ejemplo, de una mujer que pida tener un pecho muy grande pero que yo vea que le va a quedar muy protésico o que, con el tiempo se le irá descolgando, por lo que el resultado no sería bueno. Por todo ello, es fundamental la comunicación bidireccional paciente-médico y médico-paciente. Al final, hay que hacerle entender que lo que le proponemos se acerca a lo que le gusta pero con ciertos matices para evitar complicaciones en el futuro. 

 

¿Utiliza lipofilling combinado con la colocación de implantes mamarios? ¿Qué aporta el lipofilling en cirugía de mama?

Sí, remodelamos la mama con prótesis y lipofilling. Esta combinación es la que me está funcionando mejor. Con lipofilling extraemos grasa de alguna zona en la que sobra y la inyectamos sobre todo en la zona del escote, para que el pecho  no quede muy separado.

En cirugía de mama, el lipofilling permite suavizar los contornos y crear un escote más atractivo.

En la consulta gestionamos expectativas con las mejores técnicas quirúrgicas”

¿Operarse el pecho tiene repercusión más allá de la estética?

Totalmente. La remodelación del pecho aporta a la mujer una mayor autoestima y seguridad. Verse el pecho atractivo les cambia estética y anímicamente, por eso son de las pacientes más agradecidas que hay. Somos cirujanos de la psicología. Detrás del problema estético se esconde algo que no se ve y es lo que también, en mayor o menor medida, solucionamos con cirugía.

Otras veces, no. Por eso, detrás de las técnicas, de la experiencia o de la sabiduría que podamos tener, los cirujanos debemos saber ver si nuestras cirugías van a ayudar a nuestros pacientes. A veces, el mejor tratamiento que podemos ofrecerles, lo más sabio que podemos decirles, es que no se operen.

 

La cirugía de mama ha cambiado mucho en las últimas décadas ¿Cuál es el futuro?

Sí, las técnicas anestésicas están más avanzadas y el desarrollo de la técnica quirúrgica es hoy mucho menos traumática que hace años, por lo que también el postoperatorio y la recuperación son mejores.

En cuanto al futuro, creo que el de la cirugía de mama pasa por terminar con las prótesis. Diría que en un plazo de entre diez y veinte años las prótesis serán algo obsoleto y desaparecerán. Lo que tendremos serán cultivos celulares: extraeremos grasa, la haremos cultivar y la inyectaremos para remodelar el pecho. Ese es el futuro de la cirugía de mama.

 

 

www.drpaloma.com