User menu

La vivienda eficiente

LA IMPORTANCIA DE LA LUZ

De forma prácticamente habitual asociamos la oscuridad con la tristeza. Ello hace pensar en lo importante que es la iluminación y los problemas que conlleva la falta de luz en nuestras vidas ya que una mala iluminación puede acabar afectando a la salud. La luz natural es tan importante en el hogar como la distribución de los espacios, el tamaño o la decoración.

La luz en la arquitectura es un componente muy importante, ya que afecta a los usuarios de un edificio tanto biológicamente (reloj biológico, enfermedades), como psicológicamente (estado de ánimo), afecta a la visibilidad de los objetos, a los colores de las superficies, a la sombra de los espacios y al calentamiento de los edificios.

Hay un número de factores a considerar durante el diseño de un edificio, en materia de iluminación natural; factores como, la orientación y las dimensiones del edificio y de las aberturas, la zona climática y las necesidades de aprovechamiento (o no) del haz directo, la existencia de otros edificios u otros factores exteriores que afectan a los niveles de iluminación del edificio objeto y la contaminación atmosférica.

El principal tipo de abertura que se utiliza no solo para la penetración de la luz natural en un edificio, sino también para la ventilación natural, la insolación y el calentamiento del mismo es la ventana. Aparte de las ventanas hay otros componentes que contribuyen a la iluminación natural de los edificios como las galerías, patios y claraboyas, entre otros.

En el hemisferio norte la orientación ideal de un edificio es la del sur, porque es esa que ofrece al edificio el máximo potencial de iluminación natural y de insolación directa durante el invierno y de iluminación natural a través de la irradiación indirecta durante el verano. Esto pasa porque durante el invierno el sol forma ángulos mucho más pequeños con la tierra y así los rayos del sol pueden penetrar en la casa a través de las superficies de cristal orientadas al sur, mientras en verano que el sol es mas vertical puede pasar la irradiación indirecta (luz natural), pero no la irradiación directa (rayos del sol). Los rayos de sol que pasan durante el verano a través de las superficies de cristal se pueden cortar con la instalación de toldos o otros mecanismos de regulación de la irradiación directa.

Hay maneras de capturar el máximo potencial de irradiación solar directa e indirecta a través de la instalación de superficies de cristal que pueden crear un efecto invernadero dentro de la casa, capturando así la energía térmica a través del uso de materiales que tienen una capacidad elevada de capturar y acumular la energía térmica del sol en su interior y liberarla lentamente cuando los alrededores alcanzan temperatura más baja.