User menu

Cideyeg

Medio siglo de embalajes con valor añadido made in Terrassa

 

Si no fuera por el intenso olor a tintas de impresión, en la planta de Cideyeg se podría perfectamente servir un catering. Impoluta no, lo siguiente. Centenares de trabajos inmaculados e impecables se suceden ordenadamente a lo largo y ancho de una superficie asombrosamente brillante para ser una fábrica. Agrada ver como su alma mater, Montserrat Vilanova, su actual gerente y segunda generación al frente de Cideyeg, saluda con la misma amabilidad a sus trabajadores que a un cliente con el que coincidimos en nuestra visita. Se le intuye estricta, porque es exigente con la calidad que ofrece, pero al tiempo atenta, amable, cercana. Humana. No en vano, frente a una máquina en la que había invertido más de un millón de euros, su propuesta fue: “hablemos de humanismo. También es importante que forme parte de las empresas”.

 

Entrevista, Montserrat Vilanova. Gerente de Cideyeg

 

“Lideramos con el corazón”

 

Empresa catalana con sede en Terrassa, Cideyeg es una industria gráfica especializada en trabajos con cartoncillo compacto, muy centrada en el diseño y la creación de estuchería de alta gama para clientes principalmente del sector de la cosmética, perfumería y farmacia. Calidad y aportación de valor añadido son los pilares sobre los que sustenta su excelencia.

 

 

Cideyeg tiene a su segunda generación al frente… ¿Cuáles fueron sus orígenes?

Sí. La funda mi padre, Salvador Vilanova, actual presidente de Cideyeg, quien a finales de los años 60 empezó a fabricar embalajes, aunque debo decir que la tradición familiar se inicia antes, porque mi abuelo era linotipista.

En 1972 se funda la empresa Estudios Gráficos y años más tarde se compra Envases Gráfícos, con lo cual teníamos dos empresas en Terrassa, con el consiguiente flujo de camiones y tráfico de trabajo entre una y otra. Como había que solucionar todo este ‘lío’, en 1992 fusionamos las dos compañías para crear Estudios y Envases Gráficos, la actual Cideyeg, una empresa catalana de capital 100% familiar.

 

Especializada en embalajes…

Efectivamente. Somos una industria gráfica especializada en cartoncillo compacto y trabajamos principalmente confeccionando estuchería de alta gama para el sector de la perfumería y cosmética, farmacia, así como packaging para alimentación y algunos ámbitos específicos del sector industrial, por ejemplo, hacemos cajas para papel de cigarrillos. En cualquiera de los casos, aportamos al cliente una estuchería de valor añadido, por calidad de impresión, por relieves, diseño, acabados… Hemos evolucionado con el tiempo hasta ofrecer estuches cada vez más elaborados y con los que marcamos la diferencia como empresa de artes gráficas. 

En ese segmento de mercado nos hemos convertido en una de las empresas líderes en Catalunya, compitiendo con multinacionales, y en uno de los referentes también fuera, con clientes en el resto del Estado y países de la UE. Gran parte de nuestro volumen de negocio se concentra en Catalunya.

 

¿Cómo marca ser una empresa familiar?

Marca en todos los sentidos. De entrada porque es imposible marcharse a casa después de la jornada laboral y dejar el trabajo en la oficina. Las conversaciones siguen y las discusiones de trabajo surgen en cualquier momento, pero son gajes del oficio. Yo crecí así y no me puedo imaginar la vida de otra manera. Y menos aún ahora, que también mi hijo, Pepo Figueras, se ha incorporado a Cideyeg, y que bien podría decirse que lleva la tinta en las venas. Empezó barriendo la sala de impresión para ganarse un poco de dinero y llegó a barrer mucho, pero al tiempo dedicó mucho tiempo a observar y a aprender desde abajo cómo funciona nuestro negocio. Al terminar sus estudios de Marketing y Comunicación se incorporó al departamento de ventas de Cideyeg. Su historia en la empresa familiar está empezando a escribirse…

 

Entre todos, formamos una gran familia dedicada a las artes gráficas”

¿Y ser una empresa familiar en el tejido industrial de Catalunya?

Catalunya ha crecido y hoy es lo que es, en buena medida, gracias a la labor y el buen hacer de las empresas familiares. Lástima que muchas han ido desapareciendo. Y es que la coyuntura no es fácil. Necesitamos que se nos allane el camino, no que se nos pongan trabas ni que se facilite, como viene pasando, que las empresas se vayan de Catalunya y cambien su sede social. Eso me entristece. Necesitamos un Gobierno que no nos ‘maltrate’ como país. En Cideyeg tenemos clientes en toda España y nuestra relación con todos ellos es excelente. Vamos a seguir trabajando desde Catalunya, desde Terrassa, como siempre, pero necesitamos tener a un Gobierno del Estado que  mime nuestro tejido empresarial y lo respete. 

 

De puertas adentro, Cideyeg es una gran familia dedicada a las artes gráficas…

Procuramos que el carácter familiar invada todas las áreas de la empresa y se note en cómo nos relacionamos y nos tratamos, aun siendo muy exigentes con la calidad. En Cideyeg siempre hemos procurado liderar con el corazón. Cada uno se concentra en sus tareas pero entre todos procuramos crear un ambiente familiar y de bienestar. Yo estudié Pedagogía y supongo que eso se nota a la hora de dirigir la empresa. Me gusta cuando me dicen que soy como la ‘mami” de equipo humano. 

 

¿Esa cercanía la percibe también el cliente?

Lo procuramos. Todo tiene que estar acorde a cómo somos. Nuestra manera de trabajar no puede ser distinta. Cuidamos mucho cada encargo del cliente y seguimos cada pedido muy de cerca porque queremos que todo lo que salga de Cideyeg tenga la calidad que decimos que va a tener. Somos una empresa cercana. Nuestros más de 120 empleados cuidan de que los clientes de Cideyeg estén satisfechos y de que el ambiente familiar no se pierda.

 

Háblenos un poco de los aspectos técnicos de Cideyeg

De ellos se ocupa nuestro jefe de fábrica, José López, quien también asesora al cliente para que el packaging que le fabriquemos sea el más adecuado. Y es que a veces los clientes vienen con ideas que no son realizables o que lo son pero con un presupuesto desmesurado. Nuestro trabajo consiste entonces en  buscar soluciones practicables que sean igual de atractivas y que también cumplan su cometido. Detrás de todo ello también hay un equipamiento tecnológico que lo  hace posible y en el que seguimos invirtiendo para poder ofrecer siempre las mejores y más eficientes soluciones de impresión.

 

¿Con compromiso medioambiental?

Por supuesto. Nuestra materia prima está certificada en FSC (Forest Security Certification), lo que significa que existen una cadena de custodia que se inicia en el bosque y que garantiza su repoblación, por lo que el cartoncillo que utilizamos en nuestros procesos no esquilma el medio ambiente: por cada árbol que se tala se plantan tres.

 

 

www.cideyeg.es