User menu

Jorge Laucirica I Director General de Grupo Integra

“La vivienda perfecta no tiene por qué ser inalcanzable”

El Grupo Integra lleva veinticinco años dedicándose a la realización de proyectos de arquitectura e ingeniería. Desde hace algunos años, la compañía que dirige Jorge Laucirica trabaja en proyectos que buscan conseguir para sus clientes lo que denominan “la vivienda perfecta”. Hemos hablado con él para conocer de cerca en qué consiste esa misión.

¿Cómo definimos la labor de Grupo Integra?

Somos un despacho que agrupa a profesionales de la arquitectura, interiorismo, ingeniería y construcción, trabajamos para desarrollar proyectos diferentes a los que es habitual encontrar en el mercado.

¿En qué sentido?

Utilizamos la innovación para crear propuestas que sorprendan al cliente en cuanto a diseño y materialidad, pero que, sobre todo, nos permitan aproximar la alta calidad a quienes buscan una vivienda sin que el precio se dispare. Esa misma filosofía se transmite en todos nuestros proyectos, independientemente su ubicación y de su escala, ya que trabajamos con idéntica visión tanto para auto promotores privados como para grandes promociones hoteleras.

¿Cómo se logra que esa alta calidad llegue a todas las franjas de coste?

A través de la innovación. Y en nuestro caso, la innovación llega de la mano de ‘Taller Q...’ un elemento esencial dentro de nuestra estructura. Se trata de un equipo de profesionales que se ocupa de estudiar y dominar la materia, que es la esencia de cualquier proyecto. Siempre digo que la materia es como los ingredientes en la cocina; sin ellos, los platos no existirían. Hay que ser capaces de innovar, de evolucionar y de encontrar fórmulas, materiales y productos que permitan construir de forma eficiente, pero manteniendo una calidad extrema. Y ‘Taller Q...’ se ocupa de eso en nuestro centro de I+D de la Cerdanya, donde disponemos de 2.700 metros cuadrados, en los que nuestro equipo demuestra desde hace años que la combinación entre industria y diseño, es la clave para marcar la diferencia.

¿En qué se traduce esa vocación de innovación?

En proyectos únicos, que no existen en el mercado tradicional. Somos capaces de ofrecer un servicio integral a cualquier promoción, sean del tamaño que sean e independientemente de la escala del proyecto. Se trata de un servicio “llaves en mano” que se basa en acompañar al cliente en todo el proceso, desde la búsqueda del suelo hasta la colocación del último detalle de interiorismo. En este sentido, el trabajo conjunto de nuestros diferentes equipos es el que nos permite proporcionar un servicio completo y con una calidad extrema y, al mismo tiempo, mantener los precios competitivos.

Por ejemplo…

Hemos creado la primera casa de España con mantenimiento cero. Entre otras cosas, disfruta de agua caliente y calefacción todo el año por 24 euros al mes en el Pirineo, cuenta con un jardín que se autosuministra el agua de riego o con una fachada que no necesita ningún tratamiento de mantenimiento, entre otros elementos. También cuidamos mucho aspectos como la eficiencia energética, el aislamiento para que la casa no tenga pérdidas, o sistemas tecnológicos que permiten renovar el aire de la vivienda y hacer que el que entra lo hace a una temperatura confortable. Todo esto ha sido posible gracias a la innovación creada en nuestro taller y al modo en que sus miembros han sabido encontrar cómo elegir y emplear los materiales con los que se fabrican nuestras casas. Porque el enfoque con el que trabajamos se basa en que, cada vez más, las casas se fabrican en lugar de construirse.

La empresa ofrece un servicio integral de apoyo a los promotores residenciales y hoteleros

¿Qué proyectos han realizado siguiendo esa filosofía?

Uno de ellos es una promoción de 50 casas unifamiliares en Ger, con precios que van desde 485.000 a 700.000 euros, y otra promoción en Bolvir con una filosofía similar. Además, hemos creado el primer pueblo amurallado del Pirineo catalán en Bourgmadame. En este caso, se trata de un enclave único en el que hemos desarrollado un proyecto de 18 viviendas de diferentes medidas y tipos. Es otro buen ejemplo del dominio que nuestro equipo de desarrollo tiene de la materia, puesto que el uso del roble envejecido en las fachadas le dan un toque muy singular. En este sentido, es importante decir que todos nuestros proyectos son muy respetuosos con el entorno; no deterioramos los bosques, sino que empleamos castaño y roble de explotaciones sostenibles certificadas y participamos en el replantado.

¿Trabajan también fuera de la comarca de la Cerdanya?

Aunque nuestro mercado principal es la Cerdanya, hemos realizado algunos proyectos en otras zonas. Un buen ejemplo, entre otros muchos, es la realización de un resort en Lanzarote formado por 52 villas en los que hemos respetado el espíritu de los materiales que utilizaba César Manrique. De hecho y aunque cada proyecto es diferente, en Grupo Integra tenemos cuatro grandes estilos: rural, de mar, nórdico y urbano.

¿Cuáles son los retos de futuro de Grupo Integra?

Por un lado, el futuro pasa por ayudar a los promotores de España y de Europa a evolucionar y a conseguir sus objetivos en el campo residencial; por otro, queremos colaborar con el sector hotelero  haciéndoles ver el valor añadido que una reforma como la que proponemos puede aportar al rendimiento y la rentabilidad de sus instalaciones.

Sin perder su filosofía…

Exactamente. Creemos que el enfoque que tenemos del sector es el correcto, tanto por los resultados como por la aceptación que hemos logrado entre el público. Piense que en la época más dura de la crisis (2009-2011) nosotros logramos vender sobre plano 50 casas cuando el sector más sufría. Eso da una idea del tipo de producto que ofrecemos y de cómo hemos logrado ser diferentes.