User menu

Manel Real Director I General de Grupo Som-Hi

“El cliente final es hoy quien marca el precio de la vivienda”

El Grupo Som-Hi es una compañía especializada en la promoción inmobiliaria y en la construcción de todo tipo de proyectos. Para conocer con más detalle cuál es su filosofía empresarial, hablamos con Manel Real, Director General del grupo, Jorge Ruiz, gerente de promociones, e Iván Ferre, gerente de la constructora.

¿Cuáles fueron los orígenes del grupo?

M.R.: Grupo Som-Hi Inmobiliaria nació en el año 2014 aprovechando la experiencia anterior que habíamos acumulado en el sector de la construcción. En los primeros tiempos, el grupo se centró en el campo de la reforma de pisos y supermercados, una actividad que ya hemos abandonado para centrarnos en el mundo residencial.

Promoviendo y construyendo…

M.R.: Así es. De hecho, estamos organizados de manera que dentro del grupo disponemos de una empresa constructora y otra promotora. La constructora se ocupa de ejecutar las obras que desarrolla la promotora, pero también trabaja para otros promotores y clientes.

Grupo Som-Hi está expandiendo su mercado a Valencia, Baleares y Madrid

¿En qué ámbito de acción trabajan?

M.R.: Nuestro mercado natural es Catalunya, donde tenemos gran parte de los proyectos que hemos hecho. No obstante, desde hace algún tiempo estamos creciendo en Valencia, en Baleares (a través de una oficina en Palma de Mallorca) y en Madrid, donde acabamos de abrir una delegación.

¿A qué perfil de cliente se dirige la constructora del grupo?

I.F.: Además de realizar las obras de nuestra promotora, trabajamos también para terceros, ya sean inversionistas que tienen proyectos de construcción o de reforma de edificios o si se trata de promotoras. En este sentido, ofrecemos un servicio que nos hace diferentes, que es la promoción delegada, que nos permite no solo ocuparnos de la construcción, sino también de las licencias y de cubrir la labor comercial de la promoción.

¿Cómo definirían la filosofía de trabajo en el campo de la promoción?

J.R.: Para empezar, nos movemos en desarrollos que van desde 6 a 30 viviendas por promoción, una dimensión que nos permite afrontar cada proyecto con todas las garantías, con la calidad necesaria y en el plazo de entrega previsto. Además, procuramos personalizar cada proyecto para adaptarlo a las necesidades del cliente, pero siempre cuidando que no haya desvíos presupuestarios y que todo transcurra según lo previsto. Para ello tenemos un showroom en Barcelona con dos pisos de muestra para que el cliente final pueda escoger sus calidades y el diseño de su vivienda futura. Todo eso es posible gracias a que tenemos un equipo de profesionales experto y que conoce bien su trabajo.

 

El grupo cuenta en su estructura con una empresa promotora y una constructora

¿En qué proyectos están trabajando actualmente?

J.R.: En el campo de los desarrollos propios, tenemos 3 promociones en Sant Cugat del Vallès, 2 en Granollers y una en Badalona, Vilassar de Dalt, Llavaneres y Santa Coloma de Gramenet. En cuanto a promociones de terceros, hay proyectos en Sitges, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, Castelldefels y El Port de la Selva.

¿Se puede innovar en un sector como este?

M.R.: La innovación, ahora mismo, se centra sobre todo en el campo de la eficiencia energética. Nosotros trabajamos con materiales y procesos de ejecución que buscan no solo controlar la calidad, sino también lograr la etiqueta energética más elevada posible.

¿Cuáles son los planes de futuro de la compañía?

M.R.: Para empezar, acabamos de cumplir 5 años y eso no resulta fácil, puesto que las estadísticas dicen que solo un 5% de las empresas de nueva creación alcanzan esa cifra. Más allá de eso, el reto es seguir creciendo y ahondar en las expansión en Madrid, Valencia y Baleares, donde pensamos que tenemos mucho que decir.

I.F.: A nivel de la constructora del grupo, la intención es lograr que los trabajos para terceros superen el 50% de la facturación, una tendencia que va lográndose poco a poco y que será señal de que estamos haciendo bien las cosas.

¿Haber nacido tras la crisis marca el carácter de la empresa?

M.R.: Hemos nacido después, pero tenemos una larga experiencia en el sector que nos ha hecho vivir en primera persona más de una crisis. Lo que cambia, fundamentalmente, es el enfoque. Actualmente, el precio no lo marca la constructora ni la promotora, sino que es el cliente final quien lo decide. Por eso es necesario realizar estudios de mercados en cada zona donde promovemos algún desarrollo para saber cuál es el precio de ese área y cuánto pueden permitirse sus habitantes. Ya se acabaron los tiempos en que el promotor marcaba un precio y se vendía incluso si era muy alto. Hoy la ley del precio la marca el consumidor.

Ha cambiado también el panorama financiero…

M.R.: Sin duda. Y en dos niveles: el crédito que se concede a los compradores y la financiación que necesitamos los promotores. Los primeros son mucho más restrictivos, pero es que en casos como el nuestro, donde las promociones son pequeñas, también es más difícil lograr financiación. Los bancos prefieren financiar promociones de 100 viviendas que de 20, de modo que compañías como Grupo Som-Hi debemos acudir a otras vías como los fondos de inversión o los inversores privados, que son más caros que un banco pero que nos permiten seguir trabajando.